Receta de yogurt casero con yogurtera

Yogur casero

Yogur sin sabor – El sabor y la textura del yogur varían según la leche y el fermento de yogur seleccionados. El yogur puede hacerse con leche de cualquier contenido graso, incluso con leche descremada. Debe experimentar con leche de distintos contenidos de grasa para determinar cuál prefiere.

Caliente la leche hasta que hierva (180°F), o hasta que vea burbujas en el lateral del cazo. Retire el cazo del fuego y deje que la leche se enfríe hasta que esté tibia (110°F). Para acelerar el enfriamiento, colocar el cazo en agua fría. Calentar la mermelada o la jalea en un cazo a fuego lento. Añadir la mitad de la leche y remover hasta que esté suave; dejar enfriar de nuevo a (110°F). Batir juntos el cultivo, la mermelada o jalea y el resto de la leche hasta que quede suave. Añadir la mermelada o jalea mientras se bate. Dividir la mezcla entre los siete tarros. Colocar los tarros -sin las tapas blancas- en la yogurtera. Cubrir la yogurtera con su tapa transparente. Encienda la máquina.

Recetas de la yogurtera Cuisinart

Daniel se unió al equipo culinario de Serious Eats en 2014 y escribe recetas, reseñas de equipos y artículos sobre técnicas de cocina. Anteriormente fue editor de alimentos en la revista Food & Wine y redactor de la sección de restaurantes y bares de Time Out New York.

En el último año y medio, no han sido pocas las noches en las que me he acostado agotada y he olvidado vaciar la leche que no había terminado en el biberón de mi hijo. Al abrirlo a la mañana siguiente, en lugar de leche líquida, a veces me encontraba con cuajos cultivados formados a partir de nada más que de su retroceso rico en bacterias y del tiempo. Era asqueroso. Realmente asqueroso. Pero ahora me doy cuenta de que la leche coagulada estaba tratando de decirme algo: la solución a un problema que me había estado molestando durante meses.

  Receta canelones de verdura y ricota

El problema era este artículo sobre el yogur casero. A lo largo de mis pruebas, había conseguido hacer grandes lotes de yogur rico y cremoso cada vez. Pero cada vez que intentaba utilizar mi primer lote para cultivar un segundo, todo se venía abajo. No importaba si había utilizado un cultivo iniciador liofilizado o una o dos cucharadas de yogur comprado en la tienda; no importaba la configuración que había utilizado para incubar el yogur, ni la leche que había elegido. Todos mis intentos de mantener el cultivo en marcha eran un auténtico fracaso.

Recetas de la yogurtera del oso

¿Yogur de olla instantánea? No sólo es fácil, sino que añadirá una nueva chispa a tu afición por el yogur. Sólo tienes que pulsar los botones adecuados, darle un vistazo de vez en cuando, y en pocas horas, tendrás un yogur casero increíble.

Si te gusta el yogur, dale una oportunidad, creo que te enganchará. Donde yo vivo, no puedo encontrar un yogur orgánico de leche entera que me guste, así que lo hago yo misma. Y me encanta mi yogur casero. Es sedoso y lujoso. Ahora soy una snob del yogur.

  Receta del mojo picon rojo canario

El yogur técnicamente no se cocina. Se incuba, lo que significa que se mantiene a una temperatura cálida constante (entre 110 y 116 °F). Esto fomenta que las bacterias deseables y amantes del calor sean fructíferas y se multipliquen.

Técnicamente puedes hacer un galón entero a la vez en la Olla Instantánea, pero para tus primeros intentos, es bueno mantenerlo manejable, minimizando cualquier (¡poco probable!) fracaso. Además, incluso en tu fiel Instant Pot, cuanto mayor sea el volumen de leche, más difícil será mantener la temperatura de incubación constante.

El sabor de tu yogur terminado va a depender mucho del iniciador que utilices y de la leche que uses. Algunos fermentos hacen un yogur más espeso o más fuerte que otros. Piensa en esto como una aventura. Piensa en lo diferentes que son la textura y el sabor de los distintos yogures comerciales; lo mismo ocurre con el yogur casero.

Máquina para hacer yogur griego

A punto de mudarme a Casablanca (Marruecos) para los próximos cuatro años, pasé allí un mes este verano para sumergir los dedos de los pies en sentido figurado -y literalmente, en el Atlántico- en mi nueva vida. Me acostumbré casi a las continuas llamadas a la oración y cociné con magníficos productos adquiridos en el zoco de mi barrio. Bebí todo tipo de deliciosos y baratos zumos recién exprimidos en el café de la calle de arriba y vi pasar a partes iguales coches y carros tirados por burros. Comí demasiados pasteles de inspiración francesa y me hice mi propio yogur. Esto último puede ser una sorpresa. Es lógico que coma varios platos de cuscús y aproveche los tomates cultivados en la zona. Pero ¿hacer mi propio yogur, especialmente cuando podía comprarlo fácilmente en el supermercado Marjane? Mis años en San Francisco -para bien o para mal- me han convertido en un poco purista. Cuando se trata de productos lácteos, me gusta la leche orgánica y el yogur sin azúcar. En mis primeras incursiones en el mercado marroquí me sorprendió descubrir que la mayoría de los yogures estaban aromatizados y un poco cargados de edulcorantes para mi gusto. Mis preferencias de yogur son bastante aburridas: natural, por favor, sin azúcares añadidos, y preferiblemente bajo en grasas. Aunque conseguí encontrar una marca “natural” de yogur sin azúcar en la tienda que estaba bastante bien, seguía añorando mis viejas marcas conocidas.

  Receta de crepes medidas en tazas
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad