Recetas de albondigas de pollo

Albóndigas de pollo italianas

Es probable que haya probado las albóndigas de cerdo, de ternera e incluso de pavo, pero ¿qué hay del pollo? El pollo molido proporciona una base ligera y tierna para las albóndigas, que se adapta fácilmente a los sabores. Para esta receta, las albóndigas se aromatizan simplemente con ajo, perejil y parmesano, y luego se hornean hasta que están jugosas y ligeramente doradas.

Las albóndigas de pollo resultan deliciosas servidas con espaguetis bañados en salsa marinera o pesto. Sumérjalas en salsa barbacoa para obtener un sabroso aperitivo o échelas en una sopa de boda italiana. Y si lo prefiere, puede utilizar la salsa roja y el queso mozzarella fundido dentro de un panecillo crujiente. Son muy versátiles, rápidas y fáciles de hacer, y son ideales para planificar las comidas.

Para obtener las albóndigas más jugosas, evita el pollo picado demasiado magro, ya que tiende a secarse más rápidamente. Evite la pechuga de pollo picada. Intente conseguir una mezcla de carne blanca y oscura con un 5% o más de grasa.

Es posible que algunas tiendas de comestibles sólo tengan pollo molido con un 96% de grasa o más, lo cual está bien. Vigile las albóndigas mientras se hornean para que no se cocinen demasiado y se sequen. También puede utilizar un pavo molido con más grasa.

Albóndigas de pollo en salsa de tomate

¡Estas albóndigas de pollo en salsa de tomate están muy buenas! Las albóndigas son jugosas, tiernas y perfectamente condimentadas por dentro y recubiertas de mantequilla de miel picante por fuera. Es imposible comer sólo una. Saltar a las albóndigas de pollo con miel picante

  Receta pechuga de pollo en salsa de champiñones

Si has hecho nuestra receta de albóndigas jugosas, reconocerás muchos de los mismos ingredientes en estas albóndigas de pollo. Gracias a la mezcla de pan rallado, leche, huevo y parmesano, las albóndigas quedan perfectamente tiernas y jugosas por dentro.

A diferencia de la receta original, añadimos un puñado de especias. El ajo en polvo, la cebolla en polvo, el pimentón dulce, el pimentón ahumado y el orégano se combinan y hacen que estas sean unas de las albóndigas más sabrosas que jamás hayamos probado.

Luego está la salsa de miel picante. Es sencilla, pero está muy buena. Para hacerla, calienta juntos mantequilla, miel, una pizca de sal y tu salsa picante favorita. A medida que se calienta, la mantequilla se funde con la miel y la salsa picante, haciendo una encantadora salsa dulce y picante.

La salsa picante que utilices depende de ti. A nosotros nos encantan las salsas picantes originales Tabasco y Crystal, pero imagino que casi cualquier cosa funcionará. Recomendamos una cucharada de salsa picante, pero puedes ajustarla según el grado de picante que te guste.

Con qué acompañar las albóndigas de pollo

Albóndigas de pollo: pequeñas bolas doradas, jugosas por dentro y llenas de sabor. Se cuecen al horno para que mantengan su forma redonda y, francamente, es mucho más fácil que freírlas en la sartén. Los espaguetis con albóndigas nunca fueron tan sabrosos.

Vuelve la manía de los lunes por las albóndigas*, y para los amantes de las albóndigas, ¡hoy os traigo una maravilla! Unas albóndigas de pollo hermosas, jugosas y súper sabrosas que se hornean, no se fríen. Ya no hay que hacer rodar las albóndigas en la sartén, asegurándose tediosamente de que se doren lo más uniformemente posible por todas partes y rezando a un poder superior para que se mantengan bonitas y redondas.

  Receta muslos de pollo al horno con patatas

* La Manía de las Albóndigas de los Lunes es una “cosa” que mi amiga Jo de Jo Cooks y yo empezamos a principios de 2017. Porque ambas estamos de acuerdo en que toda la comida con forma de bola es deliciosa, y debería haber más de ella en el mundo, así que estamos haciendo nuestra contribución compartiendo cada una una receta de albóndigas el último lunes de cada mes.

Verás que estas albóndigas tienen mucho sabor, así que tendrás que resistir la tentación de metértelas directamente en la boca desde la bandeja. Digo “resistir”, pero insisto en que el cocinero haga una prueba de sabor antes de emplatarlas. Ya sabes, para comprobar la sazón…

Albóndigas asiáticas de pollo

Comer menos carne roja no tiene por qué ser un castigo y, desde luego, no tiene por qué evitar las recetas con carne que tanto le gustan. Simplemente… ¡adáptalas! Porque todo lo que puede hacer la carne de vacuno o de cerdo molida, lo puede hacer también el pollo (o el pavo) molido. Estas albóndigas gloriosamente tiernas y sabrosas son un buen ejemplo de ello. (Y también lo es esta popular hamburguesa de pavo.) Todo está en las especias y los aglutinantes, amigos míos. Estoy encantada de compartir estos trucos con vosotros, porque en serio, estas albóndigas salseadas y nutritivas son una delicia, y a todos nos vendría bien un poco de delicia ahora mismo.

  Receta con filete de pechuga de pollo

Mucho ajo. Hierbas frescas. Salsa Worcestershire. La cantidad justa de sal. La creación de las albóndigas de pollo molido perfectas conlleva algunos pasos más que las habituales albóndigas de carne de cerdo. Pero, Dios mío, ¡merece la pena! Aquí tienes una lista de todo lo que necesitas para hacer estas deliciosas albóndigas de pollo molido:

La preparación de esta marinara casera es opcional. Si prefieres mantener las cosas súper simples y usar tu salsa de tarro favorita, puedes hacerlo – es exactamente lo que hago cuando estoy en un apuro o, seamos sinceros, me siento perezoso 😉 Por suerte, esta marinara es tan sencilla como deliciosa. Esto es lo que necesitarás:

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad